Eslingas de cable: facilite el proceso de carga empleando medidas correctas de seguridad 

En el campo de la fabricación, las eslingas de cable son unas de las herramientas más importantes porque forman parte de los sistemas de elevación, ayudando a izar o trasladar cargas pesadas con total fiabilidad, estabilidad, fuerza y seguridad. Generalmente, están confeccionadas con cables de pequeña longitud, pero muy resistentes, por lo que se convierten en excelentes aliadas para facilitar el trabajo. 

Una de las características que las convierte en un instrumento de trabajo indispensable es que son muy fáciles de usar, puesto que proporcionan un mecanismo muy versátil entre la carga y la elevación, debido a que se colocan en ambos extremos para garantizar una operación más fluida. Ahora bien, esto será así siempre y cuando se utilicen de manera apropiada. 

Para empezar, a la hora de instalar o seleccionar las espigas se debe tener en cuenta dos factores imprescindibles, como lo son la flexibilidad para que puedan adaptarse a la carga que va a elevarse y, por otra parte, la resistencia, tanto para un cargamento por tracción como para otro que va a ser aplastado. 

Además, otro aspecto que se debe considerar es que, para que las herramientas se empleen de forma correcta, éstas deben estar en buen estado, de lo contrario, si están dañadas podrían ser las causantes de un grave accidente que podría llegar a ser mortal. En este sentido, es primordial que las personas que trabajen en esta fase de la producción, tengan una buena preparación y conozcan bien las eslingas, el transporte, la suspensión, entre otras cosas. 

Normas que no pueden saltarse 

Como ya se mencionó anteriormente, existen medidas para lograr una manipulación correcta de la mercancía con las eslingas de cable, sin embargo, hay otras normas adicionales que deben tenerse en cuenta en todo momento porque forman parte de una manera segura y óptima de utilizar estos elementos. A continuación, una lista de las más destacadas. 

  • Antes de usarlas, hay que verificar el peso  y la cantidad que puede soportar. 
  • Evitar lo máximo posible los cambios de velocidad en el transcurso de la elevación. 
  • Elegir puntos de fijación que impidan el desplazamiento. 
  • Fijarse en que el centro de gravedad esté cerca en línea vertical del ascenso. 
  • Durante la subida se debe tratar de mantener la carga en equilibrio. Es conveniente utilizar un balancín. 
  • Nunca situarse debajo al desplazar una eslinga. 

Cuando estos instrumentos se emplean de esta forma, podremos asegurar una manipulación correcta sin inconvenientes adicionales, por lo tanto, en la medida de lo posible, siempre se deberán tener en consideración estas reglas para la protección y la integridad de los trabajadores y del material. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *