Ahorrar salud y dinero

Respirar aire puro, tanto en casa como en la calle, es un reto cada vez más complicado de conseguir. La contaminación atmosférica, es decir, la presencia de sustancias nocivas en el aire, es una realidad cada vez más incipiente en todo el globo. Y no tenemos que buscar el culpable muy lejos, la actuación del ser humano, nuestra actuación, es la principal causa de dicho fenómeno que pone en serio riesgo la salud de la humanidad.

 

La emisión de gases tóxicos a la atmósfera, es una acción incesante que agrava más la situación día a día. La actividad industrial, el volumen de tráfico que recorre las carreteras y colapsa las principales ciudades de todo país, causantes de la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas), son el origen de esta plaga tan nociva.

 

Además cabe recordar, que de esta enfermedad no se escapa ni estando en el interior de un edificio. Las partículas dañinas penetran sin contemplaciones por ventanas, puertas y otros conductos, hacia el corazón de todo inmueble. Y este hecho es especialmente dramático si se tiene en cuenta que, en entornos urbanos, pasamos aproximadamente más del 85% del tiempo en espacios cerrados. Por lo tanto, estamos continuamente expuestos a la polución y a todos sus efectos.

 

Y este no es el único reto al que debemos hacer frente para mejorar la calidad ambiental. Controlar la calidad del agua y su correcto saneamiento (haciendo frente así a posibles casos de legionella, por ejemplo) o mejorar la eficiencia energética (tanto en consumo, como en emisiones de CO2) son otras herramientas clave para lograrlo.

 

En AmbiSalud, empresa especializada en consultoría en áreas de calidad ambiental y eficiencia energética, conocen todas las implicaciones de la contaminación y saben cómo hacerle frente. Contando con 3 pilares básicos de actuación (aire, agua y energía), es la solución que buscaba para lograr que su edificio sea saludable, confortable y eficiente.

 

Eficiente. Porque desde luego se puede conseguir ahorrar mucho dinero si se controla el consumo de energía del inmueble (un edificio medio, gasta entre 20 y 30 euros anuales por metro cuadrado). Gracias a la Consultoría de Ahorro Energético, se puede optimizar dicho consumo y alcanzar un ahorro de entre el 5% y el 30% a partir de realizar una auditoría energética y diseñar un plan de medida y monitorización de consumo.

 

En definitiva, confiando en AmbiSalud, se pueden lograr grandes avances económicos y de salud. Sin duda: ¡Una solución total!


ahorrar salud y dinero

 

Alex Sainz de Vicuña

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *