¿Qué pueden hacer los distribuidores de alimentación para evitar desperdicios?

Los alimentos que se pierden en la fase de distribución se deben a un problema del sistema. Todos los intermediarios que participan durante el proceso que finaliza cuando el producto llega al consumidor tienen parte de responsabilidad. Los distribuidores de alimentación pueden contribuir para reducir el desperdicio total de mercancía, ayudando además a resolver las deficiencias de otros intermediarios.distribuidores de alimentos

Durante la fase de comercialización no se producen las mayores pérdidas de mercancía y es que el volumen de ventas de los establecimientos tiene mucho que ver con el desperdicio de alimentos. Es así porque las tiendas de gran tamaño son más eficientes consiguiendo una importante reducción de las pérdidas al duplicar las ventas y suponiendo el mismo surtido. Sin embargo, para los proveedores de alimentos sigue resultando difícil hacer una relación exacta sobre el volumen que se pierde. Aún así, se pueden realizar cambios para mejorar esto:

  1. Volumen de productos adecuado en el momento apropiado

Para todos los establecimientos las previsiones de venta y de pedidos son actividades de gran importancia, aunque siempre pueden desarrollarse mejor. Y es que el volumen de productos disponibles debe ajustarse a las ventas para reducir las probabilidades de tirar desperdicios. Sin embargo, algunas empresas siguen empleando metodologías demasiado básicas, lo que supone alejarse de una posible mejora que evitaría perder menos productos y ventas. Se pueden conseguir mejoras sustanciales sin tener que realizar grandes cambios.

  1. Reforzar el surtido para reducir el desperdicio

Al incorporar productos que suponen duplicar la oferta actual o que el consumidor ve como intercambiables se produce una reducción de la rotación general del inventario y un incremento de los desperdicios. Así, una empresa mayorista alimentación puede revisar a fondo el surtido y eliminar los productos con pocas ventas y bajas tasas de rotación que son claramente sustituibles.  De esta forma, se conseguirá una mejora importante agrupando las ventas en los productos restantes para acelerar la rotación y reducir el desperdicio.

  1. Optimización de la gestión de las fechas de consumo preferente

Cuando hay muchas fechas de consumo preferente o caducidad, los consumidores eligen en función a esta y a los productos con la caducidad más próxima les augura un inevitable trayecto a la basura. Incidir en las previsiones de ventas y en el surtido puede resolver este problema de los distribuidores de alimentacioón reduciendo los niveles de existencias, lo que significa menos productos y menos códigos de fecha. La clave está en rotar las existencias para asegurar que el artículo sale del almacén cuando casi se ha agotado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *