Identificar hoy el nicho de mercado de mañana: la Sexta y los indignados

La caída del consumo se ha generalizado de tal manera, que es raro el sector que no nota el impacto. Algunos, como el sector turístico, consiguen capear el temporal. Otros, como el sector del lujo, han visto un crecimiento importante (tan lógico como atípico, ya que es un sector pequeño, que mueve mucho dinero, y que se enriquece a costa del mayor sector social que se empobrece y copa el resto de sectores vitales). Pero la construcción, la banca, la venta, todo este mundo se ha visto trastocado.

 

El principal causante de esta bajada de consumo ya lo conocemos: a la caída de ingresos, sumado a la subida de impuestos, le sigue inevitablemente un crack de ventas.

Sin embargo, existe otro factor que deberíamos tener en cuenta, y es que se está generando un nuevo perfil de consumidor, uno que no existía hasta ahora como grupo definido.

La Sexta ha localizado un nicho de mercado antes que sus competidores

tiempo de negocios

Llamarlo “indignados” sería tanto etiquetar como simplificar, pero sí nos dará una idea del perfil psicológico. Se trata de un sector de la población que, arrastrado por los movimientos altermundistas que llevan décadas intentando calar en la población, se ha vuelto escéptico ante el capitalismo tradicional. Gente que no está de acuerdo en que el mercado de los alimentos deba ser obligatoriamente transgénico ni transnacional, gente que no quiere obsolescencia programada, que no quiere gastar-tirar-comprar, sino utilizar con cabeza, reciclar, cuidar. Un perfil de gente que al principio, dejaron de comprar porque no podían, pero que ahora no compran porque no quieren.

 

O al menos, no quieren en estas condiciones.

 

Es un nicho de mercado que el sector agrícola ha identificado, y de ahí el rebrote de agriculturas ecológicas, de asociaciones y cooperativas de consumo y producción agrícola y ganadero, o la horticultura urbana. Han sabido buscar los mecanismos para que sus productos no sean mucho más caros que con la producción industrializada habitual, sino tan solo ligeramente más caros. Y el resultado es que había mercado. Hay mucha gente dispuesta a pagar un poquito más, si el destino de su dinero es más limpio, y el origen de su producto también (en este caso, productores locales).

Programas como Salvados seguramente ayudarán en las cuentas de Roures

tiempo de negocios

Esto puede aplicarse también a la televisión: si miramos los números de La Sexta del 2011 al 2012, veremos una caída en su share que viene dado por la desaparición de espacios estrella como Sé lo que hicisteis, o Buenafuente. Sin embargo, el grupo de Roures no descansa y está focalizando sus contenidos para captar a todos aquellos espectadores que TVE1 irá perdiendo desde la entrada del nuevo equipo de conservadores del PP. Así, programas como La Sexta Columna, Al Rojo Vivo, o muy especialmente Salvados, ganan popularidad posicionándose en un perfil ideológico de gente que no quiere ser considerada como simple consumidora, sino como ciudadana.

 

A pesar de que, como ciudadanos, son consumidores. Quieran o no.

 

Falta ver la evolución del mercado, pero sospecho que el año que viene notaremos cierta solidez en la Sexta (o al menos en estos programas concretos) gracias a que identificaron un nicho de mercado nuevo, y fueron a por él a muerte.

 

Esto es algo que, tras una ligera reflexión, puede aplicarse a la práctica totalidad de los negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *