Malla espacial: una alternativa sólida en construcción

Seguro que comenzar hablando de una malla espacial no es un término demasiado conocido para la gente de a pie, al menos para mí hasta hace algún tiempo cuando descubrí las maravillas de este tipo de material.

Inventado a medio camino entre 1900 y 1950 las mallas espaciales fueron desarrolladas inicialmente por el mismísimo Graham Bell por el año 1900. El objetivo del gran inventor era destinado para el mundo naval y también para la ingeniería aeronáutica. Sin embargo, Buckminster Fuller realizó su aportación por los años 50 hacia la arquitectura.

Está claro que el mayor de los avances para las mallas espaciales se produjo con la evolución de la computación.

Elementos de las mallas

Malla espacialLas mallas espaciales se componen principalmente por tres elementos distintos:

– Barras: componentes lineales

– Nudos: son los elementos que sirven de unión entre las barras

– Paneles: son los cerramientos

Los nudos pueden ser: esféricos, cilíndricos, prismáticos y planos.

Puedes distinguir las mallas espaciales según tres sistemas fundamentalmente:

– Abovedadas

– Planas

– Esféricas

De forma general las mallas tienen como principal objetivo alcanzar la máxima cobertura. De hecho su aplicación más extendida es precisamente esa, estructura de cubierta.

En cuanto al precio que pueden alcanzar puede hablarse de economicidad de precios a partir de los 25 metros Luz hablando en términos de ingeniería. Cuanto mayor es la carga a soportar mayor será la Luz.

En algunos espacios donde es imposible colocar pilares se opta por las mallas espaciales que resultan mejores. Por ejemplo, polideportivos, grandes espacios para ferias, naves industriales, cobertura de toros, hangares.

Una de las últimas aplicaciones es en los helipuertos por tratarse de estructuras altamente rígidas a la vez que muy ligeras. Consiguen además repartir la carga de los helicópteros de forma uniforme entre los pilares.

Principales ventajas de las mallas espaciales

Malla espacial Entre las principales ventajas están:

– Fácil instalación

– La distribución que se hace del peso en el espacio

– Gran robustez

– Estructuras ligeras

– Facilidad de elevación

– Empleo de componentes prefabricados

Aunque las mallas se llevan a las obras totalmente desmontadas, su montaje es tremendamente sencillo por lo que no retrasará la planificación de la obra en cuestión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *