La importancia de las pequeñas boquillas spray

La producción de determinados alimentos, su envasado, su embotellado es bastante desconocido por todos, sin embargo existe un elemento que es fundamental en este tipo de procesos son las boquillas spray.

Es importante que las empresas dedicadas al embotellamiento por ejemplo de las bebidas elijan una boquilla spray adecuada para su negocio. Hemos hablado de bebidas, pero también hay cabida para los detergentes…

 

En busca del ahorro energético

BOQUILLAS SPRAYDependiendo del tipo de boquilla que utilicen conseguirán ahorrar más o menos energía, y también al mismo tiempo estaremos ahorrando también tiempo.

De todos modos si no conoces muy bien estos términos debes saber que es importante mantener el correcto orden en el proceso teniendo en cuenta siempre que, prevenir la contaminación será el primer requisito para conseguir que el proceso sea un éxito.

El proceso de secado mediante pulverización es uno de los más antiguos, aunque parezca que no lo es tanto. Estos procesos son indicados cuando se utiliza un polvo fluente. Algunos de los campos donde más se utiliza este método de secado son:

 

–          Los productos farmaceúticos

–          Detergentes y jabones

–          Bebidas

–          Productos con leche o huevos

–          Plásticos y resinas

 

El resto del proceso

BOQUILLAS SPRAYEstos son sólo algunos ejemplos donde podemos encontrar procesos de secado mediante pulverización.

La atomización es el paso principal de este método de pulverización de secado, se pueden elegir entre distintas formas de atomización donde en ellas son fundamentales las boquillas. En este sentido podemos encontrarnos con;

 

–          Atomización por boquilla a presión: Tan sencillo como obligar al fluido a salir por un orificio en concreto. Quizás sea la más eficiente.

–          Atomización por boquilla de doble sentido: Se mezcla con gas comprimido y supone la forma menos económica aunque el resultado es que se obtienen partículas de menor tamaño.

–          Atomización centrífuga: En esta ocasión se obtiene la pulverización a obligar pasar por un disco giratorio. En este método de atomización se consigue evitar en mayor medida el desgaste.

–           Tras el proceso de atomización llega el momento del secado y aquí es donde tenemos que tener especial cuidado con la contaminación. Después llega el momento de la separación del polvo y del gas húmedo. Por último el enfriamiento y posterior empaquetamiento.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *