El nuevo valor del made in China

Hagamos un ejercicio: cojamos cualquier producto de nuestro hogar y leamos la etiqueta de fábrica. Seguramente descubramos que la mayoría están fabricados en China. Y es que el país asiático es conocido como la fábrica del mundo.

Aunque el made in China en las sociedades de Occidente sigue teniendo una mala imagen, quizá como sinónimo de producto barato o ser una copia de baja calidad, el mercado se está transformando.

La clase media de China supone 109 millones de consumidores y los cambios en los hábitos de consumo de tanta población no sólo han modificado los datos sociodemográficos o sus patrones de vida, también están transformando las marcas chinas en globales. Se está acabando con la idea de que fabricar en China supone irremediablemente productos de baja calidad.

Y es que, como señala la revista Forbes, los productos chinos ya están logrando ser respetables, superando en ventas a sus competidores extranjeros no solo en China sino en el extranjero.

Un ejemplo lo tenemos en el mercado de los smartphones. En 2011, la ventas de Nokia, Samsung y Apple suponían casi el 70% de las ventas de dispositivos en China, pero -en tan solo cuatro años- marcas como Huawei y Oppo han alcanzado metas que les están haciendo mucho daño.

El caso de la marca Huawei es paradigmático porque no sólo se ha convertido en una de las primeras marcas del sector dentro de China sino que en el primer trimestre de 2016 ha llegado a la tercera posición de ventas a nivel mundial, con un volumen de envíos que supera los 27 millones, según el Worldwide Quarterly Mobile Phone Tracker de International Data Corporation.

¿Su estrategia? Apostar por dispositivos de calidad que introducen elementos de muy alta competitividad. Por ejemplo, su último lanzamiento, el P9, cuenta con una cámara supervisada por la óptica alemana Leica, que asegura capturar un 270% más de luz que el Iphone 6.

Como Huawei, hay otras marcas que asientan la confianza del consumidor basándose, como señala Mark Tanner, director de la agencia de marketing China Skinny, en cuatro factores:

El nuevo valor del made in China (BigbenCorporate)4La mejora de la calidad de los productos

Al igual que las marcas de telefonía, las empresas chinas comienzan a bombardear el mercado mundial con productos de alta calidad con un precio ajustado y muy competitivo.

Los consumidores chinos tienen más confianza en sus productos nacionales

Como citamos, el mercado chino está compuesto por millones de consumidores que han empezado a ver que las marcas extranjeras ya no les ofrecen nada nuevo que no tengan sus marcas nacionales. Además, el surgimiento de una nueva clase social alta que ya no necesitan a Apple para demostrar que son gente cool.

Comprar sus marcas como símbolo de apostar por su país

Alentados por líderes de opinión o políticos, los consumidores chinos ven un acto patriótico comprar sus productos. Siguiendo el ejemplo de su primera dama, Peng Liyuan, que es conocido que se viste solo con moda China.

Mejora de sus estrategias de venta

Como hace Hollywood con los productos estadounidenses, el cine chino promociona sus productos. Además, es cada vez más común ver a personajes famosos en campañas de marketing.

En definitiva, el mercado chino se ha despertado orgulloso de sus productos y salen a la conquista del resto del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *