Pensar en lo imposible puede ser un acicate para una empresa

Lo imposible es algo que hemos intentado definir en ocasiones, y podemos encontrarnos con un montón de referencias sobre el particular. Por ejemplo, ese dicho que dice que lo difícil se hace y lo imposible se intenta. O ese otro que dice que aunque los sueños sean casi imposibles deben perseguirse, pues de lo contrario nos perseguirán a nosotros. Sí, es realmente interesante todo lo que define ese concepto de lo imposible…

Y sin embargo, esta cuestión resulta imprescindible para muchos negocios, que han puesto en marcha algo que, en principio, resulta imposible. Vamos a ver algunos ejemplos de lo que estamos diciendo, pues seguro que te resultarán bastante gráficos.

Y vamos a empezar fuerte: el mundo de las piscinas. Son elementos de ocio y tiempo libre en las que los problemas parecen deshacerse, sumergidos en agua perfectamente clorada. Pero su uso tiene muchos muros temporales, pues las temporadas más extensas de piscina se extienden de junio a septiembre… O no.

En efecto, aunque parezca imposible los sitios como aquanova-ipc.es han puesto en marcha sistemas con los que prolongar el baño en las piscinas más allá de lo razonable. Y no te hablamos de hacerlo en Canarias o en el Sudeste peninsular, donde el tiempo es bastante benigno; estamos diciendo esto para lugares mucho más fríos de nuestra patria. Y todo ello, gracias a una cubierta de piscina, que permite ese baño aun cuando el tiempo que nos rodea no sea lo que llamamos pertinente para sumergirse.

empresa de piscina aquanova-ipc

¿Ves cómo sí que lo imposible puede ser un acicate para una empresa? Te hemos puesto un ejemplo bastante gráfico sobre este particular, pero hay otros muchos que nos podrían valer: venta de helados en invierno, mantas para el verano, piezas de recambio a buen precio, etc. Lo importante es tener una idea  que podamos llevar a la práctica y que sea viable, claro…

En efecto, lo fundamental en estos casos es que lo que pretendamos ofrecer tenga visos de poder llevarse a cabo, pues de lo contrario no tendría mucho sentido hacer una inversión.

Muchos negocios han fracasado porque no han tenido en cuenta esto, si de verdad pueden seguir adelante aunque la gente piense que tal cuestión es impracticable. Así que está bien tener en cuenta esto último para no quedarnos con la cara pasmada si esa idea que nos ronda por la cabeza termina por despeñarse. Un poco de sentido común jamás viene mal…

Por tanto, y como conclusión final, debemos decirte que lo imposible tiene que poderse buscar siempre, que hay que ponerlo en marcha si creemos en ello, que si es viable y financiable nos resultará bastante práctico… Y sobre todo, que una vez puesto en marcha nos daremos cuenta de lo mucho que hemos logrado al dejar que nuestro sueño se haga realidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *