Cómo se realiza el tratamiento de aguas residuales

Como aguas residuales conocemos el agua que desechamos de nuestros hogares, así como el agua que se tira a las alcantarillas en las industrias y el agua que también acaba en las alcantarillas cuyo origen son las lluvias que caen en las zonas pobladas. Esta agua es tratada para aprovecharla y para evitar contaminar el medio ambiente, mediante las depuradoras de aguas residuales, instalaciones muy grandes que se disponen a las afueras de las ciudades y que realizan un tratamiento de todo el agua que llega por las alcantarillas de forma que pueda volver a la naturaleza y no acabe con la vida acuática ni la vegetal de los ríos o arroyos donde es arrojada. Es esencial este tratamiento para perdurar el ciclo natural de agua en la naturaleza. Debe ser cuidado el medio ambiente y el agua es la esencia de los seres vivos, de ahí su importancia.

El agua nunca se tira a los ríos o al mar sino que se somete a un tratamiento de aguas residuales, con el que el agua vuelva a adquirir la suficiente calidad para que pueda volver al medio ambiente sin peligro para la fauna o para la flora.

Proceso de tratamiento del agua

tratamiento aguas residualesEl agua que llega a las alcantarillas de las ciudades sigue un proceso mediante el cual se elimina toda la suciedad que contiene así como los agentes patógenos que pueden provocar enfermedades e infecciones.

El tratamiento consta habitualmente de tres fases principales las cuales vamos a detallar a continuación:

  • Depuración mecánica o desbaste, en esta fase el agua es pasada por una serie de filtros cada vez de menores granulometrías para eliminar todo residuo sólido que contenga el agua. Así mismo se hace reposar el agua en una serie de piscinas para conseguir la precipitación de los sólidos de menor tamaño que se encuentran en suspensión.
  • Depuración mecánica fina, en este paso se adiciona al agua agente coagulantes para que esas partículas que no precipitan se unan unas con otras hasta formar partículas de mayor tamaño y terminen por precipitar. También se hace pasar el agua por estanques donde se incorporan bacterias que atacan los nitritos y nitratos del agua eliminándolos.
  • Depuración química o patógena, en esta última fase el agua ya está limpia pero aún contiene agentes patógenos, como pueden ser virus o bacterias que pueden hacer enfermar y son peligrosos para el ser humano y el medioambiente. Para eliminarlos se puede tratar el agua de varias formas, como por ejemplo añadiéndole cloro al agua, oxigeno activos o también haciendo pasar el agua por una cámaras cerradas donde se proyecta contra el agua rayos UVC que matan el 99,9 de los organismos vivientes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *