Salidas profesionales para estudiantes

La crisis económica que azota hoy en día a medio mundo se plasma también en la situación en la que se encuentran todos aquellos estudiantes que acaban de terminar la carrera universitaria y encuentran dificultades para encontrar su primer empleo, sobre todo relacionado con sus estudios.

Un estudio realizado por UNIVERSIA en el 2012 sobre la opinión de los jóvenes españoles acerca del primer empleo indicaba que en 2012 el primer empleo del 66% de los encuestados no tenía nada que ver con sus estudios cursados. Hoy en día, seguramente este porcentaje será más elevado, pues la crisis no ha hecho más que acrecentar la dificultad de encontrar empleo en cualquier de sus modalidades y escenarios posibles.

Las salidas profesionales de las carreras universitarias más demandadas están masificadas

Las salidas profesionales de las carreras universitarias más demandadas están masificadas

Más crudo lo tienen aquellos estudiantes cuyas carreras universitarias están masivamente demandadas. Por ejemplo, las ya cubiertas plazas en las típicas salidas profesionales de los abogados origina que cada año cientos de recién licenciados en Derecho se vean obligados a no colegiarse y a no ejercer porque no encuentran empleo en ningún bufete o firma, pues ya todos tienes sus plazas bien cubiertas.

 

Variaciones en las salidas profesionales

La inmersión de las nuevas tecnologías en la sociedad ha abierto las puertas a aquellas salidas profesionales ya demasiado “trilladas”, haciendo que surjan nuevas oportunidades, no sólo académicas, sino también laborales.

Y es aquí donde los recién licenciados o graduados en Derecho tienen una oportunidad todavía por explotar. La aparición y el masivo uso de las nuevas tecnologías han originado que comience la necesidad de regular y legalizar el ámbito tecnológico de los usuarios, haciendo que surjan así nuevas salidas profesionales en Derecho.

Telefonía móvil, páginas webs, compras online, servicios a través de Internet, privacidad en redes sociales, delitos informáticos, etc… son sólo un ejemplo de los nuevos escenarios en los que un abogado puede ser requerido para defender los intereses de cualquier persona o empresa que haya tenido una incidencia o reclamación al utilizar, usar o contratar algún producto o servicio por Internet, por ejemplo.

Queda mucho por hacer y, sobre todo, por regular en el ámbito tecnológico, sobre todo en Internet, donde parece que todo vale desde el anonimato que permite un simple ordenador con conexión a Internet. Los gobiernos ya están tomando medidas en el asunto, y ya han regulado muchas actuaciones, sobre todo la Unión Europea, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

De lo que no cabe duda es que esto originará la creación de nuevos empleos y nuevas salidas profesionales para los estudiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *