Como comprobar la autenticidad de las monedas

Las monedas de colección suelen requerir la inversión de bastante dinero sobre todo, si estas están acuñadas debido a un acontecimiento concreto de la historia o el arte. Asimismo, debemos de sumar al importe económico el tiempo invertido en encontrar esa moneda concreta que te falta para completar tu colección.

Este tipo de transacciones en cuanto a la adquisición de monedas de colección se deben de realizar en tiendas especializadas de esta forma, tendremos garantizada la autenticidad de la moneda que adquirimos porque, claro está, a nadie le gusta en invertir bastante dinero en un objeto, en este caso una moneda, que no vale ni la mitad de lo que pagamos.

No obstante, si alguna vez has adquirido una o varias monedas en alguna tienda no especializada y no estás seguro de que sea autentica tienes que estar atentos a los pasos a seguir para comprobar la autenticidad de las mismas:

Comprobación mediante el tacto

El primer examen que se ha de hacer para saber si estamos ante una moneda autentica es utilizando el tacto. Mediante este sentido podemos comprobar si el esamble del anillo perimétrico presenta algún tipo de irregularidad ya que, normalmente la unión suele ser perfecta y al tacto no se nota.

Asimismo, también se ha de observar el canto de las monedas ya que, aunque este pueda ser liso, con ranuras o que combinen ambas lo normal es que no presente irregularidades o salientes ya que puede tratarse de una moneda falsa. Debemos de comprobar, también, la textura de la moneda ya que si esta resbaladiza estaremos ante una moneda falsa.

Comprobación mediante la vista

En el segundo examen que debemos hacer tendremos que utilizar y agudizar nuestra vista. Lo primero en que debemos fijarnos es en el color de la moneda ya que este es característico de cada una de ellas y es producido gracias a la aleación de varios metales utilizados durante su fabricación.

Asimismo, el brillo de las monedas es característico porque se produce, al igual que el color, por la aleación de varios metales y, debemos de tener en cuenta que las partes de las monedas que no tienen grabación deben de ser totalmente lisas.

Debemos tener en consideración que con el uso y el paso del tiempo se produce un desgaste en la moneda y, generalmente, este se produce de forma irregular por lo que, si te encuentras con una moneda cuyo desgaste sea homogéneo debes de desconfiar ya que, seguramente, es una moneda falsa.

Comprobación comparativa

Ese examen se suele realizar si con los anteriores aún no se está seguro de que la moneda sea autentica. Es un proceso mediante el cual se compara la moneda con otra igual pero que sea autentica. Para descartar que sea falsa debe de coincidir en peso, diámetro y espesor.

monedas-de-coleccion

 

Sara Vigil Iglesias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.