Mudanzas Sevilla: preparados para el cambio

Cambiarse de casa suele abrir la puerta a nuevas experiencias y etapas de vida, más el paso a paso para lograrlo puede ser un tanto complicado pues se trata de guardar, muchas veces seleccionar, transportar, embalar y pare de contar. Las mudanzas Sevilla no son tarea fácil pero podemos hacerlas sencillas si contactamos una empresa cuyo personal asista durante el proceso.

Puedes tener una familia numerosa o pequeña, pero lo cierto es que te enteras de todo lo que tienes para guardar justamente cuando es momento de colocarlo en cajas. Puede ser una ocasión excelente para diferenciar aquello que ya no usas de lo que sí o incluso hacer una relación de lo que ya no sirve y es necesario desechar.

Estos procesos terminan convirtiéndose en los más idóneos para renovar muchas cosas. Además de hacer una selección de lo que nos llevaremos al nuevo lugar, podemos comprar algunos muebles que nos sirvan para decorarlo según lo que nos agrade y sentirnos realmente a  gusto. También podemos hacer algunas adaptaciones para no tener que cambiar nuestros muebles.

Mudanzas Sevilla

Un trabajo que parece que no termina

A medida que se acerca el día del traslado, más debemos accionar el acelerador. De lo contrario, podríamos correr el riesgo de perder algunas cosas, producto de nuestro desorden. A continuación colocaremos algunos tips que te servirán para organizar el guardado, traslado e instalación en tu nuevo hogar.

1. Asegúrate de tener varias cajas a tu disposición, aquellas de dimensiones medianas son muy útiles, pues además de tener buen espacio, sirven para ser trasladadas dentro de los elevadores o incluso por las escaleras de ser el caso. Puedes numerarlas y llevar un listado en el que cada número tenga especificado su contenido.

2. Habrá piezas pequeñas como perfumes o figurillas de vidrio, asegúrate de tener a la mano un poco de papel protector o incluso periódico para envolverlas. De esta forma, evitarás que al colocarlas en la caja se golpeen con otros objetos y se quiebren en consecuencia.

3. Deja el embalado de las piezas grandes al equipo de personas que te estará asistiendo en medio del proceso. El papel de protección es de suma importancia para proteger las esquinas y puntas de los objetos que por sus dimensiones no quepan en las cajas.

Finalmente, comunica cualquier inquietud al personal que estará trasladando tu mudanza, la comunicación fluida y constante hará que te sientas más tranquilo en medio del proceso y que los resultados estén más acorde a lo que esperas.

Claves para emprender un negocio

Hoy en día, los jóvenes finalizan sus estudios sin saber muy bIen hacia dónde dirigirse y una de las opciones que barajan es emprender un nuevo negocio. Antes de hacerlo, hay que tener en cuenta muchos aspectos.

El más importante es saber el tipo de mercado en el que te vas a adentrar, si es factible o no para tu negocio y el capital que debes aportar para empezar. Una vez que tengas claro que tu negocio tiene un hueco en el mercado, debes empezar a buscar socios que te ayuden a formar tu equipo.

Como cualquier emprendedor, lo que se busca es obtener la opción más económica,  por eso el tema de local también es importante. La mejor opción que conozco para esto es reformar un local comercial que ya haya estado ocupado anteriormente,  así será más barato que adquirir uno de obra nueva.

Para aclarar mejor este tema, te damos algunas claves que te serán de ayuda para emprender tu negocio:

Claves para emprender un negocio

Imagen: Fotolia.com

  1. Estudia el mercado

Como hemos comentado anteriormente, lo primero que debes hacer antes de poner en marcha tu negocio es estudiar el mercado en el que te vas a introducir.

Es necesario saber si el mercado al que te vas a dirigir tiene posibilidades de crecimiento y si existe una necesidad que tu negocio pueda satisfacer. Cuando hayas estudiado esto, lo ideal sería hacer un análisis de la competencia que tiene nuestro sector. Te recomendamos que tengas en cuenta aspectos económicos, sociales, demográficos, etc., ya que todo influye a la hora de montar un negocio.

  1. Socios

Una vez que tengas claro el negocio que vas a emprender y que hayas visto las posibilidades que tienes en el mercado, es importante elegir unos buenos socios.

Son pocas ocasiones en las que solo una persona emprende un proyecto así, casi siempre se buscan socios que te aporten estabilidad económica y que te ayuden con otros temas. Si eres joven y tienes ideas novedosas que compartir con tus amigos, hazlo, así os podréis beneficiar las dos partes y será más fácil comenzar.

  1. Búsqueda de clientes

Sin duda, esta es la parte más importante y a la vez más complicada. Depende mucho del tipo de negocio que vayas a montar. Si se trata de, por ejemplo, una agencia de viajes tienes un núcleo especifico al que dirigirte y puedes ir buscando contactos.

Sin embargo, si vas a montar una pastelería o cafetería es más complicado pues te basas en la clientela que concurra la localización que has elegido.

  1. El local

El local es un aspecto de gran importancia en un negocio. Está claro que dependiendo de la actividad del negocio que vamos a realizar tendremos unas necesidades de locales u otras.  En la fase de emprendimiento siempre buscamos ahorrar todo lo posible, pues empezar nunca es fácil.

Por ello, la mayoría de veces los jóvenes emprendedores buscan locales comerciales que puedan reformar. Además de salir más económico puedes distribuir y decorar el local a tu gusto.

Trabajos verticales en tu edificio

Se denominan trabajos verticales a todas aquellas tareas relacionadas con el mantenimiento, reformas o reparaciones en lugares donde no es factible instalar andamios tradicionales.

Sin embargo, ya no es un sistema que exclusivo de los espacios con difícil acceso que no permite trabajar mediante andamiaje, sino que se ha extendido a todo tipo de obras que se realicen alejadas de la superficie o en alturas considerables.

 La rehabilitación de fachadas es uno de los trabajos típicos para que los especialistas realicen labores de limpieza y remodelación. Pero también en cubiertas de todo tipo de edificios urbanos, naves industriales, obra pública como túneles o puentes, monumentos, estatuas o instalaciones varias con dificultades de acceso. También realizan las ITE (inspecciones técnicas de edificios).

Esta actividad es consecuencia de las modernas técnicas de rehabilitación de edificios que permiten prescindir del costoso andamiaje y esto hace que se pueda abaratar el coste de la reforma. Según las empresas del sector, muy ligadas a la construcción pero no como única actividad relacionada, se trabaja de manera más rápida y más económica sin abandonar en ningún momento el importante rasgo de seguridad que debe acompañar a este tipo de obras.

Estos profesionales añaden ventajas como la de evitar daños para los propietarios y usuarios de las instalaciones, como para los transeúntes si es una obra exterior. Los operarios que trabajan en estas empresas, perfectamente homologadas por el organismo competente del Ministerio de Industria, tienen una formación especial tanto en el tratamiento de las labores que realizan como en el uso y mantenimiento de los equipos con los que trabajan, que son la base de los trabajos verticales.

Realizan presupuestos con este sistema de pintura de fachadas, patios o cubiertas. Pero también protegen los edificios a través de la rehabilitación, sustituyendo canalones, bajantes de aguas, antenas. Las impermeabilizaciones también entran en sus cometidos, realizando sellados, control de humedades y de las humedades a través de los tejados.

Las cúpulas y chimeneas, así como limpieza de silos, cuevas o bodegas, control de taludes y desprendimientos, obras como puentes y túneles son objeto de trabajo para estos profesionales que tienen un sistema sofisticado pero a la vez seguro y eficaz.

En muchos casos se ocupan de instalación de grandes vallas publicitarias, montaje y desmontaje de grandes escenarios, carteles y los llamados sistemas antipalomas. Sin olvidar que la limpieza de cristales de edificios forma parte de la lista de los principales trabajos de estos tipos, como la rehabilitacion de fachadas u otros.

 

 

La mejor opción en alquiler trasteros Barcelona

Una de las preguntas más frecuentes cuando tenemos muchos objetos que no sabemos donde ubicarlos es ¿qué hago si no quiero desecharlos a la basura? Una solución rápida, eficaz y eficiente es solicitar alquiler trasteros Barcelona, donde, de una manera adecuada puede guardar sus artículos que por una razón u otra no desea eliminar por completo de su vida. En los hogares u oficina estos tienden a ocupar mucho espacio, por lo que es recomendable un lugar adicional.

La solución más apropiada para objetos con poco uso o hasta inútiles, es tirarlos a la basura para algunas personas; pero esto a veces no se hace porque tienen algún valor más allá del económico, un valor sentimental es uno de los casos más comunes (han pasado de generación en generación como recuerdo importante, por ejemplo). Además, no podemos dejar a un lado el tema de que las reliquias van adquiriendo mayor valor con el paso de los años por su antigüedad.

Dichas antigüedades pueden ser vendidas posteriormente en museos o a personas que les guste coleccionar una antigüedad en específico como un pasatiempo. Este caso, es muy común en los países potencias del mundo, donde hay un gran mercado para las subastas de reliquias y otro tipo de artículos.

Cabe destacar, que el origen de alquilar trasteros se debe a que los trastos en primer lugar ocupan gran volumen y también no se ven bien, desde el punto de vista estético. En algunas casas destinan los sótanos, una habitación, azotea o parte del estacionamiento para este fin, donde a pesar de que no están los objetos a simple vista, igualmente restan espacio para colocar cosas que sí deben estar ahí.

 Además, en los sótanos generalmente se esconden roedores y hay mucha humedad, que puede dañar lo que precisamente se esté guardando.

alquiler trasteros Barcelona

El mobiliario de hostelería es la parte más importante cuando se está reformando una habitación

Si usted es un profesional experimentado o simplemente descubrió una pasión por el diseño de interiores y actualmente trabaja en un hotel, lo más probable es que haya notado que los muebles son la parte más importantes cuando se está tratando de diseñar una habitación, sala o área común. Es por ello, que elegir un mobiliario de hostelería que sea cómodo y de buena calidad es fundamental.

Antes de seleccionar las piezas que estarán presentes en su próximo proyecto de diseño, pregúntese cómo se va a utilizar el espacio. La respuesta a esa pregunta le ayudará a decidir que muebles son necesarios. Por ejemplo, si usted está trabajando en una sala en la que desea entretener a muchos huéspedes, lo más conveniente es elegir unos que tenga gran cantidad de asientos.

Por otro lado, existen varias características que querrá que el mobiliario que elija posea, sin importar para que lo necesite o donde lo va a colocar, por ejemplo:

1.- Los muebles no deben obstaculizar el espacio: aquí se está haciendo referencia a la organización del mobiliario y del tamaño. Esto es importante ya que la manera en la que los mismos se colocan, dictará cómo los huéspedes del hotel se moverán a través del espacio.

2.- Los muebles deben poseer poco peso visual: cuando se escucha por primera vez, el término “peso visual” parece un concepto complejo. Sin embargo, la realidad es que instintivamente cualquier persona podría saber lo que es.

El poco peso visual se trata de distribuir la habitación de manera de que se vea equilibrada. Si usted está tratando con muebles múltiples, grandes y/o pesados accesorios, asegúrese de intercalarlos a lo largo del espacio. Haga todo lo posible para agrupar los artículos más grandes junto con otros más pequeños, para ayudar a variar los puntos de interés visual.

3.- Escoja mobiliario que muestre mucho estilo: por último, pero no menos importante, los muebles que elija para llenar las habitaciones, salas, etc., sin duda, tienen que ser una expresión de un sentido único del estilo, adecuándose y complementándose a la imagen del hotel.

mobiliario de hostelería