Negocios

Dentro de la próxima fase de la Fundación Bill y Melinda Gates

Mark Suzman fue nombrado CEO de la Fundación Bill y Melinda Gates el 1 de febrero. Entre otras cosas, escribió para el Financial Times de Londres y trabajó en la ONU. Suzman habló con Tiempodenegocioshoy sobre el aniversario de dos décadas de la fundación, su futuro, The Giving Pledge y COVID-19, que estalló en una crisis total justo después de nuestra primera entrevista con él. Extractos editados:

A las pocas semanas de su nombramiento, surgió la pandemia de COVID-19. ¿Cómo afectó su transición?
Tuvimos que encontrar el equilibrio adecuado entre lo que la pandemia hizo urgente y lo que era importante a largo plazo. Por ejemplo, una de mis principales prioridades era establecer un nuevo puesto de liderazgo de nivel ejecutivo para supervisar nuestro trabajo sobre igualdad de género, y ahora estamos reclutando activamente para ese puesto. Dicho esto, nuestra respuesta al brote de coronavirus está consumiendo mucho tiempo y capacidad mental, sin mencionar los recursos financieros. Lo que es positivo es que todos los componentes básicos que hemos puesto en práctica durante los últimos 20 años, desde nuestro riguroso enfoque basado en evidencia, hasta nuestra experiencia científica y nuestras relaciones basadas en la neutralidad política, significan que tenemos la capacidad y la credibilidad Este Dia. necesaria para ser útil en la respuesta global. Llévate el Acelerador Terapéutico COVID-19 que ponemos en marcha con Wellcome y Mastercard. Es un ejemplo de cómo no solo son útiles nuestros recursos financieros, sino también nuestra experiencia técnica y nuestro poder combinado. Estoy orgulloso de lo que hemos logrado hacer hasta ahora y confío en que habrá aún más que podamos hacer en el largo y difícil viaje que tenemos por delante.

¿Cómo convence a los ciudadanos estadounidenses y a los funcionarios gubernamentales para que adopten una visión global de COVID-19, ya que tendemos a estar tan concentrados en casa?
Es un instinto perfectamente natural preocuparse por las personas y los problemas más cercanos a casa, pero si esta pandemia no nos ha enseñado nada más, es que a los virus no les importan las fronteras nacionales. En una crisis global como esta, solo una respuesta global coordinada será efectiva. Eso significa que los gobiernos, la industria privada, las organizaciones filantrópicas y las personas de todo el mundo trabajan juntas. Por supuesto, queda mucho por hacer, pero confío en que la comunidad internacional estará a la altura del desafío.

COVID-19 es claramente el elefante en la habitación en este momento. Y algo en lo que te concentrarás. Pero, ¿qué más quieres abordar?
Lo primero es cómo me basaré en lo que hemos hecho muy bien. Algo así como el impulso para reducir la mortalidad infantil prevenible, centrándose en el control de enfermedades infecciosas, el acceso a vacunas, etcétera. Básicamente, el mundo ha reducido la mortalidad infantil prevenible en el período transcurrido desde que se estableció la fundación, y la fundación, sin duda sola pero con una variedad de socios, ha desempeñado un papel catalizador clave para impulsar eso. ¿Cómo podemos asegurarnos de que realmente construimos sobre eso? Se vuelve más difícil reducirlo a la mitad nuevamente, pero creo que podemos reducirlo a la mitad nuevamente en la próxima década.

Este último ciertamente está relacionado con todo el tema de la igualdad de género y cómo los temas de género son fundamentales, especialmente para nuestros vínculos globales de salud y desarrollo. Y luego, tal vez el tercero sea realmente los desafíos de cómo trabaja para hacer que el cambio se adapte a la escala. Uno de los mayores desafíos de la filantropía y, de hecho, de la ayuda y el desarrollo, es que el dinero por sí solo a menudo te compra influencia y éxito a corto plazo. Pero si realmente quiere que las cosas sean sostenibles, integradas en las comunidades, necesita algo más.

Tienes algunos jefes famosos y de mente fuerte. ¿Dónde crees que tú y ellos tendrán más discusión?
Sí, bueno, ciertamente tienen una mente fuerte y están muy involucrados en el trabajo. Pero también son muy abiertos. Lo que siempre quieren es nuestra intervención de mayor impacto, ¿cuál es nuestra ventaja comparativa al profundizar en un tema en particular? ¿Se trata de la batalla contra el VIH/SIDA, se trata de cuestiones de género, se trata del acceso a la educación postsecundaria en los Estados Unidos? El otro aspecto de discutir con ellos es siempre, bueno, el uso más efectivo de su voz y presencia para lograr un resultado determinado… cómo y dónde usas su voz y presencia de la manera más efectiva, tal como son. entre el pequeño número de personas que pueden participar directamente a nivel de jefe de estado en temas como ese.

¿Hay cosas que desearías que la fundación hubiera hecho de manera diferente, cualquier cosa que hubieras hecho?
Creo que básicamente fuimos más lentos de lo que quizás deberíamos haber sido o podríamos haber sido en términos de comprender lo importante que es poder relacionarse directamente con los socios en la tierra en los lugares donde trabajamos, creo que tuvimos una idea. En nuestros inicios, si como filantropía pudiéramos centrarnos en crear grandes bienes públicos, el sistema garantizaría, fuera lo que fuera, que esos bienes públicos llegaran a las personas que los necesitaban. Y cuanto más crecimos, más nos dimos cuenta de que no funciona o en la medida en que funciona, funciona de manera muy desigual.

Y así, en los últimos diez años hemos establecido una serie de oficinas más sólidas, que ahora tenemos en India y China, en tres países de África, Nigeria, Sudáfrica, Etiopía. Entre nuestros socios tenemos oficinas en Berlín y Londres, tenemos representantes en lugares como París y Tokio. Poder tener conversaciones en tiempo real en tierra, en la misma zona horaria, nos hace mucho más eficientes.

Este es también el décimo aniversario de The Giving Pledge. ¿Cómo ven usted, los Gates y Warren Buffett The Giving Pledge en términos de éxito?
Una de las razones por las que no mencioné esto (puede que pienses que es una distinción demasiado cuidadosa, pero para mí es importante) es que The Giving Pledge no es propiedad de Bill ni de la Fundación Melinda Gates. The Giving Pledge es algo que Bill y Melinda Gates fundaron personalmente y Warren Buffett.

La Fundación Gates ayudó a apoyarlo a través de la reunión anual, a través de sesiones de aprendizaje, a través de otras piezas. Pero no es una iniciativa fundamental per se, es una iniciativa muy personal de Bill, Melinda y Warren que surge de sus opiniones personales y las acciones que han tomado en relación a por qué consideran que la filantropía es tan importante para ellos. Eso obviamente tiene algo que ver con un cierto porcentaje de personas muy ricas en el mundo, en los Estados Unidos y más en todo el mundo, y creo que más de 200 personas se han inscrito en el compromiso del que creo que están muy orgullosos, y yo Estoy orgulloso del papel que juega la fundación para apoyar eso.

Editorial TNH

Editorial de Tiempo de negocios. Revista que ofrece las últimas noticias, análisis en profundidad e ideas sobre temas internacionales, tecnología, negocios, cultura y política. Además de su presencia en línea y para móviles a través de la web para llevar actualidad de alta calidad a nuestros lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba